BOTANDO LAS MANDARINAS PODRIDAS

BOTANDO LAS MANDARINAS PODRIDAS El otro día me compré mandarinas, estaban hermosas, aparentemente muy deliciosas… Me lleve un bolsa llenísima… Después de algunos días me di cuenta que muchas estaban podridas… Me renegué, me sentí mal, porque podría haber me dado cuenta más antes… Me dije a mi mismo… Porque no e mirado más antes? Porque no e revisado? Bueno, no todo estaba mal, que haríamos en este caso ?… botar las que estaban podridas… Me imagino la historia de Jonás, y recuerdo las preguntas que le hicieron en JONÁS 1:7 quién eres? De dónde vienes? Cuál es tu tierra? Me sorprende la hora en cuál le interrogan, Le preguntan al final de todo, creo que era mejor haber preguntado en el comienzo, así no lo hubieran dejado entrar… No aceptes mandarinas podridas en tu barca, en la familia, en tu celular, en tu corazón… Revisa bien lo que aceptas, porque da qué a poco… Tu te puedes tornar igual Jonás 1 :12-13 Jonás les dice a los marineros, que la única salida para que el Mar se aquiete, es botando lo al mar .. En versículo 13 nos dice que ellos aún intentaron salvar a Jonás, pero no consiguieron, y cuando lo arrojaron al mar, el mar se a calmó… No adianta insistir com mandarinas pútridas, o le botas o te hunde … ellos entendieron, que necesitaban botar a Jonás , porque caso contrario , ellos perderían todo … creo que está en la hora de botar a tu Jonás, está en la hora de botar las mandarinas podridas …

Comentarios cerrados.